ESTRATEGIAS PARA DISMINUIR LOS EVENTOS ADVERSOS.



Para disminuir los eventos adversos se han empleado algunas estrategias como:

Seguridad clínica y calidad de la atención.

La seguridad clínica forma parte integral de la dimensión técnica de la calidad de la atención.

Ha sido una práctica tradicional de las instituciones de salud limitar la calidad de la atención a la satisfacción del usuario con el servicio servicio que se entrega.

Si bien, la interpersonal de la atención médica y de la comodidad de las instalaciones en las cuales ocurre la atención, puede suceder que exista una equivocada satisfacción con una atención insegura, incluso en medio de muertes ocurridas como consecuencia de errores.


La medición de eventos adversos al interior de las instituciones de salud significa:


  • Establecer un sistema de auditoria de reportes de eventos adversos basado en acciones que estimulen la implementación y mejoramiento.

  • Establecer un sistema de auditoria de resultados clínicos no esperados que permita definir la proporción real de eventos adversos relacionados; es decir, los resultados clínicos no esperados presentados, cuántos se habrían podido prevenir.

  • Establecer un sistema de mejoramiento continuo de la calidad tendiente a disminuir la incidencia de eventos adversos. Es decir, diseñar, implementar y gestionar un programa de seguridad clínica.



Cultura de seguridad y prácticas adecuadas.

Por cultura organizacional se entiende el conjunto de creencias, valores y actitudes que comparten los miembros de una organización y que se reflejan en sus acciones diarias.

De acuerdo con esta definición,resulta lógico pensar que la incidencia diaria de eventos múltiples adversos en hospitales,alguno de ellos fatales,es resultado de la ausencia de una cultura de seguridad que genere rutinariamente hábitos y prácticas seguras.

La cultura laboral históricamente ha rondado las instituciones de salud que la cultura punitiva genera más perjuicio que beneficio.

Por otro lado, teniendo en cuenta que siempre van a existir errores, la acción más lógica que siempre van a existir errores, la acción más lógica y necesaria para la organización se debe dirigir hacia la creación de una cultura institucional educativa y no punitiva que tenga un punto de partida en el informe y análisis de los errores y eventos adversos.

Cualquiera que sea la práctica adoptada, debe estar dirigida a evitar el error. 

En procedimientos quirúrgicos se debe mencionar las siguientes:

  • No hacer lo que no se sabe hacer bien. Se debe de tratar siempre que el más experto sea quien realice los procedimientos.
  • Mejorar constantemenete las competencias del personal clínico.
  • Uso de guías de atención para las enfermedades más frecuentes y el seguimento a su implementación.
  • La estandarización de los procedimientos médicos y de enfermería más frecuentes y su vigilancia.
  • La aplicación previa en los procedimientos quirúrgicos de las escalas o metodologías para valoración de riesgo clínico.
  • La doble verificación por parte de enfermería y del personal clínico de las indicaciones médicas y de los siete correctos.
  • Comunicación clara con los compañeros de trabajo aplicando readback.

Aplicación de Estándares Internacionales de Certificación de Hospitales.


Los estándares para certificar hospitales versión 2012, consta de tres secciones,la primera abarca las mteas internacioales para la seguridad del paciente, la segunda los estándares centrados en el paciente y la tercera centrados en la gestión del establecimiento de la atención médica.


Las Metas Internacionales para la Seguridad del Paciente, identifican áreas de alto riesgo en los hospitales y describen soluciones basadas en evidencias y conocimientos de expertos. 

Me centrare en las metas internacionales,ya que son las que guían principalmente la atención directa al paciente.


Las metas internacionales para la seguridad del paciente son: 



  • Identificar correctamente a los pacientes.
Errores que involucran al paciente equivocado ocurren en prácticamente todas  las actividades relacionadas con la atención del paciente. Los pacientes pueden estar sedados, desorientados o no del todo alertas, puede que los cambien de cama, de habitación o de lugar dentro del hospital, pueden padecer discapacidades sensoriales o estar  en condiciones que pueden inducir a errores en cuanto a la identificación correcta. El propósito de este objetivo es doble: en primer lugar, identificar en forma confiable a la persona a quien está dirigido el servicio o tratamiento; en segundo lugar, hacer que el servicio o tratamiento coincida con la persona.



  • Mejorar la comunicación efectiva.
Cuando la comunicación es efectiva, lo cual implica que sea oportuna, precisa, completa, inequívoca y comprendida por quien la recibe, disminuye errores y da como resultado una mejora en la seguridad del paciente. La comunicación puede ser electrónica, oral o escrita. Las comunicaciones más propensas al error son las órdenes/indicaciones de atención al paciente dadas  verbalmente y por teléfono. Otro tipo de comunicación propensa al error es la información  de resultados de  laboratorio o gabinete, como por ejemplo que el laboratorio clínico llame a la unidad de atención al paciente para informar los resultados de un análisis solicitado por el Servicio de Urgencias.



  • Mejorar la seguridad de los medicamentos de alto riesgo.


Cuando los medicamentos forman parte del plan de tratamiento de un paciente,  es fundamental  manejarlos adecuadamente a fin de garantizar la seguridad del paciente. 
Un problema frecuente de seguridad de los medicamentos es la administración errónea de  electrólitos concentrados (por ejemplo, cloruro de potasio [2mEq/ml o más concentrado], fosfato de potasio, cloruro de sodio [más que 0,9% concentrado], y sulfato de magnesio [50% o más concentrado]; entre otros).


Este error puede ocurrir por falta de supervisión al personal de nuevo ingreso, por falta de orientación e inducción del personal que atiende al paciente (sea este propio o subrogado) o por una situación de urgencia mal manejada.  

El medio más efectivo para disminuir o eliminar esta ocurrencia es retirar los electrólitos concentrados de las unidades de atención al paciente y llevarlos a la farmacia.


En las áreas donde se administren electrolitos concentrados se cuenta con acciones específicas o estrategias  para prevenir errores de medicación durante la preparación y administración de los medicamentos. Una de las buenas prácticas basadas en la evidencia más utilizadas es la  doble verificación o doble “chequeo” de los procesos de preparación y administración de los medicamentos de alto riesgo, por personal calificado.

Según estudios del Instituto para el Uso Seguro de Medicamentos (Institute for Safe Medication Practices) la implementación de esta práctica logra detectar aproximadamente el 95% de los errores.



Además de los electrolitos concentrados, la organización utiliza la  doble verificación para al menos los siguientes medicamentos de alto riesgo: 

- Citotóxicos.

- Medicamentos radiactivos y de naturaleza similar.

- Insulinas.

- Anticoagulantes.









  • Garantizar cirugías en el lugar correcto, con el procedimiento correcto y al paciente correcto.


La cirugía en el lugar incorrecto, con el procedimiento incorrecto y/o al paciente equivocado son problemas comunes en los hospitales.

Estos errores son el resultado de:

 - Una comunicación deficiente o inadecuada entre los miembros del equipo quirúrgico, 

- La falta de participación del paciente en el marcado del sitio, y

- La ausencia de procedimientos de verificación del sitio de la operación.


Se emplean prácticas basadas en la evidencia, tales como las descritas  Protocolo  Universalpara  asegurar que el procedimiento  correcto,  en el sitio correcto y el paciente correcto, establecido por The Joint Commission.


Los procesos esenciales encontrados en el Protocolo Universal son:

  1. El marcado del sitio quirúrgico,
  2. Un proceso de verificación preoperatorio,
  3. Tiempo fuera o “time-out” que tiene lugar justo antes del comienzo de un procedimiento.





  • Reducir el riesgo de infecciones asociadas con la atención médica.


La prevención y el control de infecciones asociadas con la atención médica constituyen desafíos en la mayoría de las áreas de atención médica. Los índices en aumento de dichas infecciones representan una preocupación importante tanto para los pacientes como para los profesionales de la salud. Las infecciones asociadas  con la atención médica comunes a todas las áreas del hospital incluyen infecciones de las vías urinarias, asociadas con el uso de catéteres, bacteremias y neumonía (a menudo asociadas con la respiración asistida).

Lo fundamental para erradicar estas y otras infecciones asociadas con la atención médica es la higiene adecuada de las manos.








  • Reducir el riesgo de daño al paciente por causa de caídas.

Las caídas son una de las causas más comunes que generan lesiones y daños en los pacientes hospitalizados.  En el contexto de la población que atiende, los servicios que presta y las características de sus instalaciones, el establecimiento debe evaluar el riesgo de caídas y reducir la probabilidad de la ocurrencia de una caída. La evaluación podría incluir los antecedentes de caídas, el estado post-quirúrgico, la edad del paciente (por ejemplo: adultos mayores), una revisión del consumo de alcohol y medicamentos, una evaluación de la marcha y el equilibrio, y los apoyos empleados por  el paciente para caminar.  La evaluación del riesgo de caídas se realiza como parte del tamizaje en el Servicio de Urgencias y/o la evaluación inicial del paciente hospitalizado; asimismo, se reevalúa a todos los pacientes a intervalos que ayuden a identificar oportunamente cualquier cambio en el estado del paciente; al menos se evalúa a cada paciente: cada cambio de turno, cambio de área o servicio y/o cambio en el estado de salud.





Los Estándares Centrados en el Paciente abarcan los siguientes apartados:



  • Acceso y continuidad de la atención (ACC).
  • Derechos del paciente y de su familia (PRF).
  • Evaluación de pacientes (AOP).
  • Servicios Auxiliares de Diagnóstico (SAD).
  • Atención de pacientes (COP).
  • Anestesia y atención quirúrgica (ASC).
  • Manejo y uso de medicamentos (MMU).
  • Educación del paciente y de su familia (PFE).

Los Estándares centrados en la gestión abarcan los siguientes apartados:


  • Mejora de la calidad y seguridad del paciente (QPS).
  • Prevención y control de infecciones (PCI).
  • Gobierno, liderazgo y dirección (GLD).
  • Gestión y seguridad de las instalaciones (FMS).
  • Calificaciones y educación del personal (SQE).
  • Manejo de la comunicación y la información (MCI).

Es importante entender que no todos los incidentes y accidentes son generados por errores y no todos los errores implican culpabilidad, por lo que se debe establecer un sistema de comunicación efectivo.
Esto permite realizar análisis de lo ocurrido y por lo tanto,identificar los mecanismos y factores concurrentes.

Para lo cual se ha establecido el sistema VENCER II,el cual tiene un enfoque preventivo  proactivo, su propósito es sistematizar el reporte de eventos centinela,identificación y prevención de riesgos,análisis de eventos y cuasifallas  e implementación de estrategias de mejora.



Para todo lo anterior es necesario trabajar de manera conjunta, ya que por sí sola la capacitación no logra resultados efectivos, aunque tiene importancia su implementación, se involucran elementos personales como la responsabilidad,el compromiso y la ética; por el lado grupal,se requiere trabajo colaborativo; y en cuanto a la estructura se debe contar con los recursos básicos para la ejecución de los procesos de la mejor manera.

Sólo de esta forma aportaremos a la disminución de los eventos adversos y otras problemáticas de tipo legal.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada